top of page
  • markthemysticactiv

LA RED DE LA LEGALIDAD

Updated: Feb 3



Juan era una mosca. Sólo era una mosca joven. Aún no había comprendido lo que era realmente arriba, y lo que era realmente abajo. Algunas moscas mayores muy religiosas insistían en que tal comprensión era imposible. Algunas incluso decían que decir que el suelo estaba por debajo del cielo era una herejía. Pero todo eso importaba poco ahora, porque Juan estaba atrapado en una tela de araña.


Por más que luchara, Juan no podía liberarse. Tirar hacia la derecha y una voz extremadamente alta y miserable gemiría "no puedes escapar, no tienes permiso 123 punto 4". Tirar hacia la izquierda y esa misma voz aburrida y hambrienta gemiría "el apartado cuatro de la ordenanza 89diez prohíbe escapar forcejeando hacia la izquierda". Tirar hacia arriba (o hacia abajo, o como quieras llamarlo) y Juan oiría "la ley es la ley, pequeña mosca, yo sólo hago mi trabajo. ¡Incluso pensar en escapar es ilegal!" Tirar hacia arriba, tirar hacia abajo; tirar hacia dentro, tirar hacia fuera - no había diferencia: la misma voz ensordecedora y resonante insistía en que no se le permitiría escapar - lo que a Juan le parecía extraño, porque sentía que no podría, aunque se le permitiera.


Y entonces Juan empezó a llorar suaves lagrimitas de mosca. "Nunca envejeceré. Nunca viviré para bailar en un enjambre, ni para darme un festín de estiércol de vaca en invierno. Nunca viviré para posarme, repetidamente, en las narices de los meditadores, ni para zumbar con las chicas en la primavera". Abajo, abajo, abajo por los hilos de la tela de araña rodaron las lágrimas de mosca de Juan. Por los hilos magníficamente hilados, rectos pero flexibles, metálicamente fuertes, rodaron - hasta que, hasta que... tocaron la mejilla de otra mosca - una joven mosca bastante atractiva - una mosca tímida, dócil y excepcionalmente educada llamada Fátima, a la que se había informado de todos sus derechos, y de los procedimientos de denuncia, e incluso se le había ofrecido un abogado defensor gratuito - pero que había perdido toda esperanza al ser informada por la araña-a-cargo de que miles de miles de moscas habían solicitado asistencia legal, pero que en realidad la asistencia legal era ilegal y, de todos modos, se las había comido a todas...


La suave lágrima de mosca de Juan tocó tiernamente la suave mejilla de Fátima, lo que fue una sorpresa tan grande para Fátima que, aunque no sabía de dónde había venido aquella lágrima de mosca, y aunque hasta entonces había sido un tanto atea, exclamó "Alá sea alabado" - y de sus delicados ojos brotaron sus propias lágrimas suaves - lágrimas de alegría que se deslizaron, una tras otra, por otro hilo magnífico, recto pero flexible y metálicamente fuerte - hasta que, sí - se encontraron con la mejilla de otra joven mosca atrapada sin remedio en la red de la legalidad.


Goteaban, goteaban, goteaban las lágrimas de Fátima, como besos en la mejilla de Frodo. Frodo no era en realidad el nombre de nacimiento de aquella pequeña mosca, pero lo había adoptado después de ver El Señor de los Anillos. "Si Frodo puede vencer a todo un ejército de Orcos, ¿Qué no es posible?", había declarado audazmente a sus padres mosca. "¡Llevaré con orgullo el nombre de ese Hobbit como si fuera el mío!", había afirmado, y sus padres habían sucumbido a la pasión de su entusiasmo juvenil.


Y así fue que Frodo también sollozó de alivio. "¡Los Dioses están con nosotros!", gritó con su vocecita de mosca, que nadie oyó. Pero no importaba. Él también lloró lágrimas de alegría, que se deslizaron y besaron la mejilla de otra mosca, provocando más lagrimitas de mosca, que se deslizaron a lo largo de otro magnífico hilo metálico. Y así sucesivamente. Y así sucesivamente...


Y así, lágrima a lágrima, mejilla a mejilla, beso a beso - todas las pequeñas moscas de la tela de araña se unieron en un coraje ilegal, en una esperanza no autorizada, en una felicidad incontrolable, y en un desafío a su destino como cena de una araña vieja y aburrida.


Y fue entonces cuando ocurrió lo inesperado. Llámalo un milagro si quieres. Llámalo como quieras. De todos modos ¿Qué supone un nombre?


Como por gracia divina, o por alguna capacidad química de la biología de las moscas todavía no descubierta - la alegría combinada de tantas pequeñas moscas soltó cantidades tan enormes de DmX42 en el aire que la Oliocloropotsimina latente, común en las lágrimas de las moscas, se cristalizó para crear un feroz ácido corrosivo de telaraña - que derritió los magníficos hilos metálicos de la araña, y liberó a todas las pequeñas moscas.

 

"Disculpen, pero eso no está permitido", les gritó la araña gigante de cabeza hueca, pero ya bastante hambrienta, mientras todas salían zumbando. "¡Que te jodan!", gritaron alegremente - sintiéndose bendecidas - como si volvieran de una E.C.M. - renacidas, resucitadas - ¡y listas para mucha vida más!

Mark the Mystic Activist. Huesca, Aragón, Enero 2024 www.markthemysticactivist.com ¡COMPARTE POR FAVOR!


36 views0 comments
bottom of page