top of page
  • markthemysticactiv

La Programación del Hombre

Updated: Jun 4, 2023


La Programación Separatista.

La masculinidad y la feminidad - como energías, o impulsos, o tendencias - están dentro de cada hombre (y de cada persona, pero aquí voy a hablar del hombre).

Si definimos la masculinidad como ´la tendencia hacia el poder´, y la feminidad como ´la tendencia hacia el amor´ - vemos en seguida que se necesitan mutuamente: que el poder sin el amor puede ser peligroso, y el amor sin el poder puede ser impotente.

Pero, cuidado - no concluyamos que esto quiere decir que cada hombre tiene que equilibrar su masculinidad y feminidad - ¡y llegar a ser 50% masculino y 50% femenino! Los hombres suelen tener más masculinidad, y las mujeres más feminidad - no porque han sido programados y programadas así, sino porque es la condición natural, psico-biológica de la especie humana. Además, hay muchos hombres que son predominantemente femeninos. Así que buscar un estado de "equilibrio perfecto" sería imponer un concepto artificial.

Lo que sí es importante es que la masculinidad y feminidad dentro de cada hombre estén conectados. Por eso dije "el poder SIN el amor puede ser peligroso, y el amor SIN el poder puede ser impotente". Y la programación colectiva cultural que hemos recibido como hombres es separatista - separa la masculinidad y la feminidad dentro de nosotros.

Aunque seamos milliones de hombres, a cada uno esto nos ha dañado individualmente. ¿Cómo? Depende del hombre. Podemos observar nuestros estados emocionales y nuestro comportamiento: nuestra falta de propósito, o ánimos de vivir, quizás (desconexión de la masculinidad), nuestra rabia descontrolada, o quizás, nuestra dificultad para abrirnos en las relaciones, y entrar en la intimidad profunda (desconexión de la feminidad). Y podemos preguntarnos si queremos que esta programación separatista siga controlando nuestras vidas.


También, si nos observamos bien notaremos que, por la razón que sea, a veces no estamos bajo la influencia de esta programación. A veces las dos energías están más conectadas dentro de nosotros, y nos comportamos de una manera digna - con audacia, pero a la vez, con corazón.

Así que, viéndolo todo - toda el panorama de nuestra personalidad - de lo más dañado a lo más digno - se nos presenta una elección existencial: la elección acerca de qué tipo de hombre queremos ser.


Y si elegimos liberarnos de la programación separatista, si escogemos el camino de la integridad, de la conexión, de la dignidad - entonces habrá un trabajo que emprender, un trabajo existencial. Y la materia prima de este trabajo seremos nosotros mismos.


1. El Hombre Macho - Masculinidad Sin Feminidad.

Básicamente, se puede dividir la programación que nos ha sido impuesta en dos. El programa del Hombre Macho, y el programa del Hombre Sensible...

La programación que recibieron nuestros abuelos era que "ser un hombre hecho y derecho", un "hombre de verdad" era vivir la masculinidad desconectada de la feminidad. Se promovía el hombre tradicional: el Hombre Macho.

Por supuesto, este hombre sigue estando muy presente en la actualidad. Pero ¡Ojo! ¡Está presente en cada hombre! Está presente en mi, y está presente en ti. Es importante reconocer esto. No estamos hablando de los demás - estamos hablando de un aspecto heredado de la psique de cada hombre. Puede ser una parte poco desarrollada, una parte que rechazamos y reprimimos, o una parte que nos encanta - pero ahí está.

¿Cómo es, este aspecto de la psique del hombre? Es demasiado simplista llamarlo ´malo´. Puede tener mucha voluntad y determinación, y ser buen creador. Puede ser fiel y responsable. A la vez puede ser rígido, física y emocionalmente - dirigido por ideas estrechas. Y por eso superficial, y hasta peligroso. Sobre todo, está desasociado de sus emociones, cree que "los hombres no lloran" - y esto le deja árido y entumecido.

Puede ser poderoso y sexualmente potente. Puede ser noble y valiente. Pero, a la vez, cree en su superioridad, por encima de la mujer - y por eso puede ser machista y abusivo. Le gusta controlar. De hecho, sigue controlando el mundo entero. Puede ser arrogante y violento. Desprecia a los hombres modernos que han renunciado el poder masculino. Para el, no son "hombres de verdad". Sobre todo, le gusta tener la razón, ganar - y dominar.

Si queremos liberarnos de la programación colectiva, tenemos que reconocer este aspecto de nuestra programación - aunque no queramos admitir que sigue vivo dentro de nosotros. La honestidad es crucial. Ver a las mujeres (u otros hombres) como objectos sexuales para nuestro consumo, sentirnos no agresivos sino violentos, encontrarnos lejos de la empatía y la ternura - son todos síntomas de la presencia del Hombre Macho por dentro. Tenemos que reconocerlo. Solo entonces podremos ´casar´ (conectar) su potencia enorme con el poder emocional e instintivo de nuestra feminidad.

2. El Hombre Sensible - Feminidad Sin Masculinidad.

Más recientmente los hombres hemos recibido una segunda etapa de programación colectiva. Esta estapa es separatista también - pero en vez de intentar adoctrinarnos con que tenemos que identificarnos con una masculinidad separada de la feminidad, intenta convencernos de que "un hombre de verdad" es un hombre identificado con la feminidad separada de la masculinidad.


Este "hombre nuevo" es buena persona, razonable y suave. Es el hombre que ha abrazado el argumento feminista, es un hombre feminista - es un hombre al lado de las mujeres que han sido perseguidas y oprimidas. Es el hombre que rechaza todos los valores del patriarcado, sobre todo rechaza al Hombre Macho. Es El Hombre Sensible.

Y tal como El Hombre Macho está dentro de todos, El Hombre Sensible lo está también. ¿Cómo es?Puede ser respetuoso, benévolo y cariñoso. Valora más ´ser´ que ´hacer´. Puede ser suave, flexible, humilde y emocionalmente abierto. Tiene poca voluntad - es más soñador que creador. Por supuesto que es ´verde´ - un devoto de "La Madre" Tierra. No le importa cuidar a los niños mientras la mujer trabaja. Es enormemente sincero, con muchísimas ganas de ser bueno. No tiene autoridad.


Dice que cree en la igualdad pero de hecho, no solo respeta la mujer - se siente inferior a ella. Tiene vergüenza de su rabia, su pasión sexual y sus instintos innatos. Puede presentarse como más erótico que sexual, pero luego tener una vida sexual pornográfica secreta. Se siente personalmente culpable de la historia del patriarcado. Cree que ser hombre es malo en si.


Niega, disfraza y reprime su poder y su potencia masculina. Por eso le faltan definición, dirección y propósito. Utiliza la mente para atacar. Y tiene una tendencia hacia la depresión. Desprecia la masculinidad tradicional (separada de la feminidad) - es ´anti-machista´. Por eso está desconectado de sus antepasados, no tiene modelos a seguir, y le faltan raíces. Tiene miedo de la rabia de la mujer. Sobre todo, llevado por la culpabilidad y la vergüenza - le gusta servir y complacer.

Si queremos liberarnos de la programación colectiva separatista, tenemos que reconocer este aspecto de nuestra programación también - aunque, de nuevo, no queramos admitir que sigue vivo dentro de nosotros. La honestidad es crucial. Tener vergüenza del aspecto predador de la psique del hombre, carecer de competitividad y ambición, feminizar la Tierra como "Madre", tener una tendencia hacia la auto-piedad y la depresión - son todos síntomas de la presencia del Hombre Sensible por dentro. Tenemos que reconocerlo. Solo entonces podremos ´casar´ (conectar) su enorme sinceridad y capacidad de empatía con la fuerza instintiva y potencia sexual de nuestra masculinidad.


3. El Hombre Digno - Masculinidad y Feminidad Conectadas.

Reconociendo como hemos sido manipulados por la programación colectiva; reconociendo como el adoctrinamiento ha entrado no solo en nuestras ideas y valores, sino en nuestras emociones y nuestra sexualidad; reconciendo, por eso, que nuestras ideas y emociones y deseos no son nuestros - sino impuestos - escogemos liberarnos tanto del Hombre Macho como del Hombre Sensible dentro de nosotros. Escogemos el camino hacia la conexión - y hacia lo desconocido. Escogemos "el camino que se hace al andar".

Si El Hombre Macho ha sido dominante en nuestra psique, nos abrimos a nuestra vulnerabilidad. Aprendemos a sentir. Nos dejamos sentir - y no solo nuestos sentimientos placenteros. Y soltamos nuestra falsa y ridícula superioridad - la cual ha distorsionado nuestro poder, y nos abrimos a las heridas que nos han hecho siempre querer ganar, dominar y controlar. Por supuesto que es un camino doloroso. Pero es un camino valiente, y necesario si vamos a permitir que nuestra masculinidad y nuestra feminidad se conozcan - y lleguemos a ser El Hombre Digno que siempre fuimos.

Si El Hombre Sensible ha sido dominate en nuestra psique, nos abrimos a nuestra rabia. Nos familiarizamos con nuestro poder. Aprendemos lo que es ser poderoso, aunque nos de vergüenza, y aunque le tengamos mucho miedo. Y soltamos nuestra falsa y ridícula inferioridad - la cual ha distorsionado nuestro amor - y nos abrimos a las heridas que nos han hecho siempre querer ser bueno, y servir y complacer. De nuevo: por supuesto será un camino tanto doloroso como jubiloso, pero es un camino valiente, y la única elección que tenemos si queremos que nuestra feminidad y nuestra masculinidad se conozcan - y lleguemos a ser El Hombre Digno que siempre fuimos.


Y cualquiera que sea el tipo de programación que haya sido dominante en nuestra psique, dado que El Hombre Macho y El Hombre Sensible viven dentro de todos - todos tendremos que sanar tanto nuestra masculinidad como nuestra feminidad si queremos dejar que encuentren su equilibrio natural dentro de nosotros - el cual puede ser muy diferente de su equilibrio dentro de otros hombres - porque somos todos únicos.

Pero sí que podemos decir algo sobre este Hombre Digno. Podemos decir que su poder se ha liberado de la superioridad/inferioridad, y por eso su poder no depende de los demás. No es poderoso relativo a los demás. Es poderoso en si. Ya es poderoso cuando está solo. Es poderoso bajo las estrellas, y "delante de su verdad". No se siente por encima, ni debajo de nadie. Se siente igual a todos. Y no solo a los seres humanos - se siente igual a las demás criaturas, y los pajaros, y los árboles. Su poder puro - purificado de la programacón que lo separaba de la feminidad - es honesto, abierto, expandido y compasivo.

Y aunque cada Hombre Digno es único - con la masculinidad y feminindad ´casados´ de una manera única dentro de el - podemos notar que su amor se ha liberado también. No está amando para ser aceptado o aprobado. Su amor hacia los demás tiene como base su amor propio. Se ama a si mismo como ser único, maravilloso, con sus propios dones y ´locuras´, un ser indefinible, una expresión del universo irrepetible - al igual que todos los demás. No es tonto, y sabe evaluar - pero ya no juzga a los demás como antes, porque ya no se juzga a si mismo. Aporta la misma aceptación a todos que ya aporta a si mismo. Y por eso es capaz de relaciones más profundas, íntimas y bellas.

Este Hombre Digno, liberado de la programación separatista colectiva promovida por la sociedad, es un Hombre Libre - en el sentido más absoluto de la palabra: no está libre porque, por ejemplo, tiene mucho dinero lo cual le permite no trabajar. No está libre "de" nada. Está libre, punto. Se ha purgado de la programación que le controlaba, y ahora deja que sus tendencias hacia el poder y hacia el amor fluyan naturalmente dentro de el. Tal como esas energías fluyen naturalmente en la naturaleza.


"El Tao" es el flujo innombrable de la existencia. El Hombre Digno sabe y siente que somos todos, y que él es, una expresión única del Tao. Y su vida fluye con el flujo del Tao.


Mark the Mystic Activist. Cataluña, Primavera 2023


Nota ¿Cómo se relaciona este artículo con Las Tribus Conscientes? Las Tribus Conscientes son grupos de personas que entienden "cada uno solo tiene la experiencia propia, única del momento" - y se relacionan y actúan basándose en este entendimiento. Cuanto más un hombre se haya liberado de la programación colectiva, y cuanto más haya llegado a ser un Hombre Digno - tanto más podrá relacionarse y actuar de esta manera. Así que, de cierta manera, se podría decir que este artículo habla del trabajo previo que un hombre tiene que hacer para poder participar conscientemente en una Tribu Consciente. Pero tampoco es así, porque no tenemos que llegar a la Tribu "perfectos". Por cierto, cuando nos unimos a la Tribu, el trabajo sigue. Entramos en un viaje compartido. Además, la práctica que recomiendo para unir la Tribu, la práctica de Relaciones Conscientes, es una herramienta fabulosa para ayudar a un hombre a seguir desarrollándose como Hombre Digno. La primera parte de la práctica está enfocada en lo masculino, en el plano vertical. Nos ayuda a fortalecer nuestro eje. Nuestro eje que "une la tierra y el cielo". La segunda parte de la práctica está enfocada en lo femenino, en el plano horizontal, en la conexión de corazón a corazón. Y la tercera parte de la práctica de Relaciones Conscientes une las dos primeras partes. Nos invita a comunicarnos a la vez manteniéndonos conscientes de nuestros ejes (de nuestra unicidad), y manteniéndonos íntimamente conectados (conscientes de nuestra semejanza). He escrito este artículo sobre la programación colectiva de los hombres porque estoy ofreciendo consultas privadas para hombres: http://hombredigno.elementfx.com/wp/




213 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page